Las 33 Mejores Frases del Libro “El Peregrino de Compostela”, de Paulo Coelho

Libro El Peregrino

En una de sus mejores obras, “El Peregrino” Paulo Coelho describe su viaje a lo largo del Camino hacia Santiago en busca de su espada, conforme iba leyendo el libro, me sentí como si estuviera buscando algo también. El lector se convierte en el personaje sobre el que lee.

Paulo Coelho tiene el poder de transmitir paz y armonía a sus lectores a través de la escritura.

A continuación les dejo una recopilación de algunas de las frases que más me han gustado de este apasionante relato, estoy seguro de que a ti también te gustarán.

Frases del Libro: El Peregrino

  1. La única manera de seguir nuestros sueños es ser generosos con nosotros mismos. - Compártelo       
  2. El buen combate es aquel que se libra en nombre de nuestros sueños; fue transportado de los campos de batalla hacia el interior de nosotros mismos.

  3. Sin fe, se puede perder un juego cuando ya está casi ganado.

  4. El hombre no puede dejar de soñar. El sueño es el alimento del alma, como la comida es el alimento del cuerpo.

  5. Cuando renunciamos a nuestros sueños, encontramos la paz y tenemos un breve período de tranquilidad. Pero los sueños muertos comienzan a pudrirse dentro de nosotros y a infectar todo el ambiente en el que vivimos. Lo que queríamos evitar en el combate –la decepción y la derrota– se convierte en el único legado de nuestra cobardía.

  6. El primer síntoma de que estamos matando nuestros sueños es la falta de tiempo. Las personas más ocupadas logran tiempo para todo. Las que no hacen nada están siempre cansadas,no consiguen realizar el poco trabajo que tienen y se quejan de que el día es demasiado corto.

  7. Pocos aceptan el peso de la propia victoria; la mayoría desiste de los sueños cuando éstos se tornan posibles.

  8. El amor es como las represas; si se deja una brecha por donde pueda meterse un hilo de agua, en seguida empieza a destruir las paredes. Llega un momento en que ya nadie puede controlar la fuerza de la corriente.

  9. El verdadero camino de la sabiduría se identifica por apenas tres cosas: debe tener amor, ser práctico y puede ser recorrido por cualquiera.

  10. Los hombres que se creen sabios son indecisos a la hora de mandar y rebeldes a la hora de servir.

  11. El mayor de todos los pecados: el arrepentimiento.

  12. Siempre tendemos a ver cosas que no existen y permanecemos ciegos ante las grandes lecciones que se encuentran frente a nuestros ojos.

  13. La búsqueda de la felicidad es personal y no un modelo que podamos dar a los demás.

  14. La forma de corregir el pecado es andar siempre hacia delante, adaptándonos a nuevas situaciones y recibiendo, a cambio, las bendiciones que la vida da con tanta generosidad a los que se las piden.

  15. El hombre es el único ser de la Naturaleza que tiene conciencia de que morirá.Aun sabiendo que todo terminará, hagamos de la vida una lucha digna de un ser eterno.

  16. Un síntoma de la muerte de nuestros sueños son nuestras certezas. Como no queremos mirar la vida como una gran aventura a ser vivida. Nos juzgamos sabios en lo poco que pedimos de la existencia. Y no percibimos la inmensa Alegría que se halla en el corazón de quien lucha.

  17. Otro síntoma de la muerte de nuestros sueños es la paz. la vida se convierte en una tarde de domingo, sin pedirnos grandes cosas y sin exigir más de lo que queremos dar.

  18. El esfuerzo es saludable e indispensable. Pero sin resultado no significa nada.

  19. Cuando alguien desea algo debe saber que corre riesgos. Y por eso la vida vale la pena.

  20. Muchas personas se dejan fascinar por los detalles y olvidan lo que buscan.

  21. Cuando se viaja en pos de un objetivo es muy importante prestar atención al Camino. El Camino es el que nos enseña la mejor forma de llegar y nos enriquece mientras lo estamos recorriendo.

  22. A cada momento de nuestra existencia tenemos que elegir entre una alternativa y otra. Una simple decisión puede afectar a una persona por el resto de su vida.

  23. No le ofrezcas a Dios sólo el dolor de tus penitencias. Ofrécele también tus alegrías.

  24. Sólo nos lleva a Dios aquel camino que cualquier persona puede recorrer.

  25. Llegamos exactamente donde debemos llegar porque la mano de Dios siempre guía a aquel que marcha con fe.

  26. Donde desees ver el rostro de Dios, lo verás. Y si no quieres verlo, no hace la más mínima diferencia, siempre que tu obra sea buena.

  27. En el buen combate, atacar o huir forman parte de la lucha.
    Lo que no forma parte de la lucha es quedar paralizado de miedo.

  28. Antes de empuñar la espada, la mano debe localizar al enemigo y saber cómo enfrentarlo. La espada apenas da el golpe. Pero la mano ya es victoriosa o perdedora antes de ese golpe.

  29. Quien desee hacer frente al buen Combate tiene que mirar el mundo como si fuese un tesoro inmenso que está allí esperando para ser descubierto y conquistado.

  30. No pretendas ser valiente cuando ser inteligente es suficiente

  31. El lenguaje de tu corazón determinará la manera correcta de esgrimir tu espada.

  32. El secreto de cualquier conquista es el más simple del mundo: saber que hacer con ella.

  33. Ningún hombre es una isla. Para luchar en el Buen Combate precisamos ayuda.


Lectura Online

Add Comment